Sadernes – Sant Aniol d’Aguja – Salt del Brull – Salt de la Núvia – Sadernes

Nos levantamos otra vez a las 7h25, recogimos las cosas, las metimos en el coche y desayunamos, después fui a buscar el pan para los bocatas, los preparamos, pagamos el bungalow y nos marchamos ya con el coche hacia Sadernes. Cuando llegamos allí, nos pararon en el punto de información y nos dieron unos folletos de Sant Aniol d’Aguja (que ya teníamos, pues previamente habíamos visitado su página) y una encuesta. Aparcamos el coche en el primer parking que encontramos y a las 10h. nos poníamos a caminar por una pista en muy buen estado.

(Foto cedida por Montse&Jordi)

Llevábamos unos 25min. andando cuando vimos a una chica haciendo escalada, suponemos que aprendiendo, ya que su compañero le iba indicando desde abajo. Que valiente! no creo que yo sirviera para escalar nada :/

Encontramos varios aparcamientos más hasta un poco antes de llegar al Pont d’en Valentí. Son unos 30-40 min., que quizás para otra ocasión podemos ahorrarnos. Giramos a mano izquierda, pasamos por el puente e hicimos una pequeña parada ahí para comernos un mini bocata y hacer algunas fotos.

Después, seguimos andando por un sendero paralelo a la riera, por un bosque todo verde y húmedo. Atravesamos el río por encima de las piedras en varias ocasiones y tuvimos suerte porque el caudal del río nos permitió hacerlo cómodamente, si hubiera estado más crecido seguramente no habríamos podido cruzarlo.

Montse en equilibrio sobre las piedras

Estábamos cerca de Planes de la Muntada cuando nos encontramos un sapo que estaba tomando el fresco debajo de una planta y nos dejó que le hiciéramos una foto :P, hay que decir, que, aunque el sapo era precioso, el pobre no quedó muy favorecido 😛

(Foto cedida por Montse&Jordi)

Unos 45 minutos después llegamos al Gomarell. Hicimos unas cuantas fotos y nos maravillamos con el entorno tan espectacular que veíamos por todos lados, a partir de aquí seguimos por un sendero paralelo a la riera.

Llegamos a Sant Aniol d’Aguja 2,5 h. después. La Ermita de Sant Aniol fue construida a finales del s. IX por unos monjes benedictinos. Al lado está la Rectoría que durante muchos años sirvió de refugio a excursionistas.

Allí nos encontramos a un grupo de personas que estaban limpiando la iglesia y sus alrededores ya que el domingo siguiente, 27 de Mayo se celebraba el 50 aniversario de l’Aplec de Sant Aniol también conocido como l’Aplec de los Franceses. L’Aplec se celebra todos los años el domingo de Pentecostés y es un lugar de encuentro entre las gentes de estas comarcas y las de la comarca vecina del Vallespir. El interior de la Iglesia estaba lleno de recortes y fotografías (algunas muy antiguas) de Aplecs de años anteriores.

Escuché decir a un excursionista que la última vez que pasó por allí estaba cerrada, así que, tuvimos suerte de que la estuvieran limpiando porque sino, no habríamos podido admirarla por dentro.

Bebimos agua de la fuente que estaba fresca y buenísima. Había un puente hecho con tablas de madera que, a priori, no parecía muy seguro pero que nos llevó sanos y salvos a la otra orilla, por allí seguía un sendero hacia el Collet de Clarioles, también marcado por hitos, pero no el nuestro, así que después de hacer las fotos continuamos hacia nuestro destino, el Salt del Brull.

Caminamos durante media hora más hasta llegar al Gorg Fosc y bajamos para hacerle la foto a un pequeño salto de agua. El descenso, por cierto fue algo complicado, pero yendo con cuidado se puede hacer bien.

Después continuamos un poco más arriba. Por esa parte apenas se distingue el camino que transcurre por encima de las piedras siguiendo el cauce del río. La zona está llena de bañistas, tantos, que fue difícil hacerle una foto al Salt del Brull sin que saliera nadie por en medio pero al final lo conseguí.

Trás unas cuantas fotos al Salt buscamos una piedra para poder comernos los bocatas y descansar un rato, de haberlo sabido me llevo el bikini y aprovecho para tomar el sol!! en vez de eso me entretuve haciendo unas cuentas fotos más. Después de comer aliviamos de su encierro a nuestros piecitos remojándolos en las frías aguas de la riera de Sant Aniol y no teniendo bastante con eso, nos metimos en el agua, tuvimos que entrar con cuidado ya que las piedras del fondo estaban super resbaladizas y corríamos el riesgo de caernos al agua como le pasó más tarde a Montse 😛 que, una vez mojada, no le importó darse un buen chapuzón en el Gorg Fosc, más grande y hondo que nuestra pequeña “piscina” que solo nos cubría las piernas.

(Fotos cedidas por Montse&Jordi)

Un par de horas después decidimos continuar nuestro camino, volvimos hacia Sant Aniol, aprovechamos para llenar las botellas de agua en la Font de Sant Aniol y en vez de bajar por donde habíamos venido seguimos hacia el Salt de la Núvia por el camino que sale desde detrás de la fuente. Ahora toca subir todo el rato por un sendero en el bosque hasta llegar a lo alto del barranco. Las vistas desde el Salt de la Núvia son magníficas y a la vez impresionan…

Vistas desde el Salt de la Núvia

(Fotos cedidas por Montse&Jordi)

Pasado este trozo ya empezamos a descender, el sendero que nos llevará hasta el Gomarell no es fácil, salvo que seas una cabra 😛 y bajes saltando, da la impresión que más que un sendero sea una riera por lo abrupto que resulta en ocasiones, lo que ralentiza un poco la marcha. Después de unos 30 min. llegamos al Gomarell y el camino mejora sustancialmente de nuevo. Una vez aquí seguimos el mismo itinerario de vuelta a Sadernes ya algo cansados y depres pues mañana es lunes y hay que volver al trabajo :(.

Mapa de la Zona y Track
Si quieres descargar el Track pulsa aquí