Ascensión al Ibón de Batisielles


Nos acercamos con el coche hasta el camping Chuise donde tomamos la pista que nos adentraría en el valle d’Estós. La ruta de hoy era al Ibón de Batisielles. Seguimos unos metros hasta una explanada “Los Barracones” que hace las veces de parquing. Como la valla estaba cerrada, dejamos el coche aparcado fuera y empezamos a subir. Sólo los vehículos autorizados pueden pasar por esa pista que lleva hasta el refugio de Estós. Lo primero que nos encontramos fue el embalse de Estós, en el lado izquierdo de la pista. Hay trozos donde el agua quedaba a la altura del camino, en otros en cambio, se veía a más profundidad. Llevábamos andando unos 40 min. aproximadamente, cuando llegamos a la Palanca de Aiguacari, que es un puente de madera que permite cruzar a la otra orilla, cosa que sería imposible sin él ya que las aguas bajan con bastante fuerza, tal y como se aprecia en la foto.


Ya en el otro lado, vemos a un abuelete (o al menos eso me pareció :P) descansando plácidamente en un banco que hay allí, encarado al río. Una buena manera de pasar el día pensé yo, un sitio tranquilo, bonito, con el ruido del agua como fondo… cuando yo sea mayor quiero ser como él!! 🙂

Seguimos caminando, ahora con el río a nuestra derecha, hasta la Cabaña de Santa Ana, más o menos 1 hora desde que salimos. Es un pequeño refugio, no vigilado, de piedra al lado mismo de la pista. Al poco rato llegamos a Fuen de les Corones, una fuente natural de agua potable, que por cierto, está super fría!


Se apreciaba este grabado en el lateral de la fuente…


Aquí el riachuelo que bajaba por la montaña, justa al lado de la Fuen de les Corones


Unos metros mas adelante estaba el desvío, si seguíamos por el camino de la derecha nos llevaba al Refugio de Estós en 1h30m, si seguíamos por el de la izquierda llegaríamos a los Ibones de Batisielles y Escarpinosa, además del Refugio de Batisielles. Nosotros seguimos por el sendero de la izquierda y nos adentramos en una zona boscosa donde la pendiente fue el menor de nuestros problemas 😛 aquello estaba plagado de moscas y mosquitos! las moscas, pesadas, se enamoraron de mi sombrero y me utilizaron de taxi para subir a Batisielles 😀 los mosquitos, hambrientos, encontraron en nosotros unos sabrosos aperitivos con los que abrir el apetito, ya bastante grande de por si 😀 Fallo nuestro que entre todas las cosas que llevamos en la mochila todavía no habíamos comprado el repelente de insectos, quizás porque no acostumbran a picarnos más que uno o dos y eso es tolerable, pero en sólo la subida conté hasta 14 picaduras de mosquito, principalmente en las piernas, algunas también en los brazos y menos mal que me di cuenta de otros tantos y los espachurré antes de que me succionaran abiertamente 😛

Tardamos casi 1 hora en llegar a la Cabaña de Batisielles y el Ibonet del mismo nombre.


Ahí nos paramos un momento para decidir si íbamos hacia el Ibón de Escarpinosa o al Gran de Batisielles. Al final, nos decantamos por subir al Gran de Batisielles, así que seguimos por un sendero que subía hacia la derecha. Al poco de empezar a subir nos encontramos con un pedregal (no se si se dice así), unos 250 metros de piedras y rocas. El camino estaba marcado con hitos y discurría bastante plano, aun así tardamos 10 minutos en cruzarlo. Ya sólo nos quedaban 30 minutos más de subida. Hambrientos y algo cansados llegamos al Ibón y lo primero que hice fue ponerme las mallas y la sudadera, en parte porque hacía fresco y llegaba sudada pero por otro lado fue para descansar de las moscas que no nos dejaban en paz.


Pusimos el Aquarius en el lago para que se refrescara, nos comimos los bocatas y entre bocado y bocado hice algunas fotos, parece que no se comer sin hacer nada más 😀 Había un pescador en uno de los lados del Ibón, me imagino que esos peces deben de estar buenísimos!!


Txus se quitó las botas para refrescarse los pies en el agua pero no aguantó mucho 😛 creo que estaba algo congelada :P, yo no fui tan valiente y me limité a observar las caras que hacía con la impresión del agua helada 😀 Después de descansar un rato por allí recogimos las cosas y nos pusimos en marcha pero antes de comenzar a bajar hice una panorámica de la zona.


Al llegar a la altura del pedregal nos despistamos y seguimos otros hitos que creemos nos hubieran llevado hasta el camino que va al Ibón d’Escarpinosa pero como no estábamos seguros volvimos otra vez a la senda original. Salimos del Ibón con frío y cuando llegamos a la Cabaña de Batisielles estábamos sudando, pero no nos quisimos quitar la ropa porque la zona seguía plagada de moscas y mosquitos. Paramos un poco allí y volvimos a reemprender la marcha. Cada vez que parábamos para hacer alguna foto teníamos que espantar las moscas y matar a los mosquitos, horrible vaya. Al final, salimos del bosque y los dejamos atrás. Hicimos alguna foto más de vuelta al coche y una vez allí nos fuimos directos a Benasque para comprar 2 cosas, repelente de insectos 😛 y Fenistil :D, no nos volverá a faltar 😀


Mapa de la Zona y Track
Si quieres descargar el Track pulsa aquí



2 comments to Ascensión al Ibón de Batisielles

  1. Anonymous dice:

    Me ha gustado mucho recordar la subida a Batisielles con tus fotos, yo tengo alguna prácticamente igual.
    Lástima que no os decidieséis a acercaros al de Escarpinosa, yo lo hice a la bajada del Ibón Gran, queda bastante cerca y es uno de los ibones que más encanto tiene de todos los que he visitado.
    Enhorabuena por tu blog; enseñar la montaña es muy bonito.

  2. xenaia dice:

    Hola Anónimo 🙂 queremos repetir la zona de los ibones, a ver si el próximo año nos animamos y hacemos el de Escarpinosa!
    Saludos 🙂
    xena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *