Vacaciones en Benasque!! Turismo y Relax

Llegamos el viernes 8 por la tarde, a eso de las 7, al Camping La Borda d’Arnaldet en Sesué, a 8 km. de Benasque en el Pirineo Aragonés. Elegimos una parcela desde donde se podía escuchar el río Ésera y empezamos a montar la tienda cocina que es lo que más trabajo nos da. Cuando terminamos, Txus se puso a montar la tienda y yo a organizar los trastos en la “cocina”. Dos horas más tarde y algo cansados habíamos terminado y decidimos ir al restaurante del camping a cenar. La cena estuvo muy bien! o era que teníamos mucha hambre… 😛 el caso es que la disfrutamos un montón y al terminar nos fuimos a dormir.

El sábado por la mañana, nos quedamos en la cama hasta las 10 que fue cuando empezó hacer calor en la tienda, sino llega a ser por eso, fijo que nos quedamos más rato pues estábamos los dos bastante cansados. Nos aseamos un poco en los lavabos, que son grandes y están muy limpios y desayunamos. Después fuimos a conocer Benasque.

Esta es la Torre Juste, del S. XV y a su lado está la Casa Juste, una de las más antiguas de Benasque, concretamente del Siglo X. Después fuimos a ver la Iglesia Parroquial de Santa María, de estilo renacentista, es del S. XIII con modificaciones del S. XVII tal y como indica Cai Aragón.

Seguimos caminando por las calles de Benasque. Entramos en el super para comprar algunas cosas para la comida y luego en una tienda donde me compré un sombrerito nuevo! Miramos los restaurantes porque queríamos ir a cenar algún día y probar la cocina típica de la zona. Y así, mirando, mirando, llegamos a Khurp. Desde la calle se veían sombreros así que entramos para comprarle uno a Txus. El sombrerito lo compramos y también un montón de trapitos para mí 😀 Cuando terminamos, nos fuimos al camping de nuevo para preparar la comida.

Un poco antes de llegar al camping, desde la carretera, tomamos esta foto al Santuario de Nuestra Señora de Guayente. Si queréis conocer la leyenda de la Virgen de Guayente podéis mirar aquí. Al lado está la escuela de hostelería La Salle.

Después de comer y fregar los platos nos pusimos a leer un rato y cuando nos cansamos fuimos hasta Cerler para hacer algunas foticos. Hay un mirador en la carretera, cuando subes (bueno, también está cuando bajas :P), justo en una de las curvas cerradas desde donde las vistas son preciosas. Cerler es el pueblo más alto de los Pirineos a 1540 mts. de altitud, también conocido por sus impresionantes pistas de esquí, con bajadas largas y de mucho desnivel.

Después de las fotos volvimos al camping, preparamos la cena y a dormir que estábamos cansados!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *