Fin de Semana en Andorra. Escaldes – Hotel Panorama

Esta salida se ha caracterizado principalmente por la cantidad de cosas que nos hemos olvidado 😀 madre mía que pedazo memorión que tenemos!! 😀

Salimos el jueves a las 11,30 de la mañana dirección a Les Escaldes-Engordany (Andorra) pasando por Calaf y Ponts. Habíamos preparado la bolsa por la mañana y nos llevamos un par de bocatas y latas para comer por el camino. Estábamos a punto de llegar a Guissona, habíamos hecho ya unos 130 km., cuando nos dimos cuenta que no habíamos cogido las botas 🙁 Cómo se nos pudieron olvidar es algo que seguimos sin comprender 😛 Llamamos por teléfono a Jordi, ya que ellos subirían el viernes por la tarde, para ver si podían irlas a buscar, pero no pudo ser… ten hermanos (y cuñados :P) pa esto!! 😀 así que, dimos la vuelta y a casa de nuevo a buscarlas. Mientras llegábamos íbamos pensando en que más cosas nos podíamos haber olvidado y no se nos ocurrió nada más así que, cuando llegamos a casa a las 2.20 pm. recogimos las botas y nos pusimos de nuevo en ruta.

Caldea, desde la habitación del Hotel Panorama

Llegamos a la frontera y, otra vez despistados, nos metimos en el carril de camiones 😛 debíamos habernos dado cuenta ya que estaba vacío mientras que el resto de coches estaban haciendo cola para pasar la aduana, pero no 😛 total, que nos paró un agente, nos informó que estábamos en el carril equivocado y que estaba indicado con anterioridad, claramente, y de paso, ya que el semáforo estaba en rojo, nos pidió la documentación, menos mal que no nos la habíamos olvidado 😛 Después de comprobarla y al ver que teníamos un trailer, esperando detrás nuestro para pasar, nos la devolvió y continuamos nuestro camino hasta Escaldes.

Eran las 6.20 de la tarde cuando llegamos a Escaldes, nos costó un poco encontrar el Hotel Panorama, que era donde estábamos alojados, ya que el TomTom no localizaba la calle. Al final, le pregunté a un guardia de tráfico y me indicó como teníamos que llegar. Estábamos más cerca de lo que pensábamos, a tan solo 2 calles! Habíamos encontrado la oferta en Last Minute y nos salió casi a mitad de precio, alojamiento y desayuno incluido. Cuando hicimos la reserva pedimos una habitación con vistas exteriores y cama de matrimonio. Nos dieron una en el séptimo piso desde la cual se veía el Caldea, el Gran Centro Termal de Andorra y la Esglesia de Sant Pere Martir que de noche estaba preciosa, toda iluminada de azul.

Caldea de noche,
vista desde el Hotel Panorama

Una vez formalizada la entrada, fuimos a aparcar el coche ya que el hotel cobraba 15€ por noche de parking y, por lo tanto, nos salía mucho más barato estacionarlo en zonas azul que estaban a sólo 10 minutos andando. Después, volvimos a la habitación, cogimos los bañadores y subimos a la piscina climatizada que está en la décima planta, nos cambiamos y nos dimos un baño. El agua estaba a una temperatura ideal y siendo jueves teníamos la piscina prácticamente para nosotros solos. Una media hora después nos metimos en el jacuzzi, allí encontramos el agua a la misma temperatura que la de la piscina y menos mal! porque con el frío que hacía en la calle apetecía un baño templadito. El jacuzzi estaba programado para pararse a los 5 minutos pero nosotros nos estuvimos 10. Después nos secamos y bajamos a la habitación para ducharnos. Mientras Txus estaba en la ducha yo aproveché para jugar un rato con la cámara e hice unas cuantas fotos desde la habitación.

Esglesia de Sant Pere Martir por la noche,
vista desde el Hotel Panorama

Cuando terminamos de arreglarnos, fuimos a cenar. Elegimos un Kentucky Fried Chicken que estaba cerca del hotel ya que estábamos algo cansados y no nos apetecía buscar otra cosa. Pedimos cada uno un menú de 3 piezas con patatas fritas y la bebida. Acabamos de cenar y volvimos de nuevo al hotel, vimos la tele un rato, leímos y nos fuimos a dormir.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *