Ruta Argentona – Castell de Burriac – Argentona

El sábado por la mañana nos acercamos hasta Argentona para seguir un itinerario nuevo. Aparcamos el coche cerca del punto de salida, cogimos la mochila, los palos y comenzamos a caminar.

Encontré en Wikiloc, (gracias Olimik por compartir la ruta), el track de la Cursa de Muntanya Castell de Burriac, edició 2008 y después de modificarlo un poco, simplemente para quitar el mayor trozo posible de recorrido por asfalto, quedó una ruta muy maja para hacer aunque, al final, nos resultó un poco durilla. Quiero comentar que este recorrido es para hacerlo siguiendo el track, salvo que te conozcas muy bien la zona, ya que cada dos pasos tienes un sendero nuevo para tomar y apenas hay indicadores, señales o hitos. Creo que este fue uno de los motivos que hizo que nos cansáramos tanto, ya que teníamos que pararnos todo el rato para comprobar que no nos desviábamos de nuestro camino, aún así, tuvimos que volver sobre nuestros pasos varias veces ya que nos habíamos despistado y habíamos pasado de largo algún sendero.

Tomamos la pista que salía por el lado izquierdo de la Font Picant y nos dirigimos hacia el Turó dels Oriols. Pasamos por el Coll de Codera situado entre esté último y el de Burriac y giramos por la izquierda dejando atrás el castillo. Bajamos en dirección al pueblo de Cabrera de Mar y enfilamos por la primera pista asfaltada hacia los restos del antiguo poblado ibérico de Iluro, del cual no vimos ninguna indicación y no pudimos encontrarlo. En cambio, observamos una gran cantidad de chumberas, todas ellas llenas de higos chumbos, en un buen tramo de este recorrido.

Ascendimos hacia la Creu de l’Abeia también llamada “Creu del Bei”. Continuamos hasta llegar al Turó d’en Cirers (472 mts.), descendimos hasta el Coll de Gironella y pasamos por la Brolla de l’Abril donde no tengo muy claro si el agua, en los últimos años, ha erosionado el sendero hasta convertirlo en una riera o bien, si siempre ha sido una riera y estábamos pasando por ella… 😕

Seguimos hacia Can Manyana y continuamos descendiendo hasta llegar a una casa, donde, un poco más adelante, se encontraba una balsa llena de agua y, navegando sobre ella, esta amodorrada salamandra.

Unos metros más tarde el terreno volvía a ascender y pasamos por otra riera, tan estrecha en su base que sólo se podía pasar poniendo un pie tras otro.

Pasamos una torre de alta tensión y, según el mapa, cerca estaba la Font del Groc pero no la vimos, aunque he de decir que tampoco la buscamos :p ya que muchas de estas fuentes se encuentran actualmente desaparecidas sin embargo, no se si era el caso de esta o no.

Unos diez minutos después escuchamos unas voces y mirando a nuestro alrededor vimos que, un poco más arriba a la izquierda había una casa con la fachada naranja y un coche aparcado delante de ella. Civilización! por fin! pensamos nosotros…

Antes de llegar a la pista que terminaba en la casa nos encontramos estos bolets gigantes y cual duendecillo de jardín fuera, me coloqué entre ellos intentando pasar desapercibida 😛 aunque creo que no lo conseguí 😀

Continuamos unos minutos más ascendiendo por la pista, volvimos a descender para subir de nuevo a la altura del Torrent del Maresmet. A nuestra izquierda quedaron El Pujolar (329 mts.) y diez minutos más tarde las Roques de l’Esquei d’en Ros (359 mts.)

Otra bajada junto con su correspondiente subida nos llevó hacia el Turó de Matacabres (406 mts.). La verdad es que me encantaría saber como nacen estos nombres… supongo que en este turó se debían matar todas las cabras… o bien en él crecía esta variedad de margarita, la Osteospermum Jucundum, también llamada vulgarmente Matacabres o quizás debido a que el viento del norte que soplaba era la Tramontana o “Matacabres” siempre un presagio de nieves… Pero después de navegar un poco en la red he encontrado este artículo en el que hace referencia a la toponimia del país muchos de los cuales hacen mención a animales como el lobo y las cabras.

En fin, sea por el motivo que sea, el caso es que dejamos este Turó a nuestra izquierda, pasamos por la Font del Llop (que tampoco vimos), llegamos al Coll de Burriac y por fin a la base del castillo. A mano derecha se apreciaba un gran monolito el cual conmemora el 500 aniversario de la liberación del yugo feudal de los pueblos de la Baronía del Maresme. El sendero que más se utiliza para subir al castillo es el que sale desde el lado izquierdo, mirando hacia el mar. Nosotros preferimos tomar el de la derecha, más empinado e incluso en algún tramo me tuve que ayudar con las manos, aunque no fue nada complicada la subida (esto es una valoración totalmente subjetiva que no tiene porque coincidir con la de otras personas).

Una vez arriba fuimos rodeando las ruinas hasta llegar a la torre circular donde tomé algunas fotografías.

Se tiene constancia de la existencia del Castell de Burriac desde el año 1017 cuando la condesa Ermessenda se lo entregó a su hijo Ramón Berenguer I. Al castillo se lo conocía antiguamente como “Castell de Sant Vicenç” hasta que en el año 1313 adquirió el nombre de “Burriac” a través de un legado testamentario (info extraída de aquí).

Aún nos quedaban un par de kilómetros hasta llegar al pueblo, estábamos cansados y sedientos ya que me olvidé una de las botellas de agua 🙁 Así que nos pusimos en marcha de nuevo, bajamos por el otro lado del castillo y tomamos el sendero que pasaba por la Font del Ferro y la Font del Camí, de la que apenas salía un chorrillo de agua.

Aunque no vi ningún cartel que indicara que el agua no era potable, preferí esperarme un poco y bebí después, al encontrar una fuente en un parque próximo.

Esperamos volver hacer este recorrido pronto ya que nos pareció un buen entrenamiento y seguro que las próximas veces lo podremos hacer en menos tiempo 🙂


Mapa de la Zona y Track

Si quieres descargar el track y los WP’s pulsa AQUÍ

Gráfica de la Subida