Llançà-Sant Pere de Rodes-Port de la Selva-Llançà

El viernes por la tarde llegamos al Camping Vell Empordà en Garriguella. Después de instalarnos en la parcela fuimos a dar una vuelta por el camping. Las parcelas no eran muy grandes pero la que escogimos tenía bastante sombra y fue una decisión acertada dado las altas temperaturas de este fin de semana.

La piscina era enorme, probablemente lo mejor del camping. Los aseos limpios aunque muy viejos y el trozo reservado para el WC era minúsculo, estoy segura de que, si mientras estás sentada estornudas te golpeas la frente con la puerta 😛 Como punto a favor el espacio para las duchas era grande y no eran de pulsador, además el agua caía con presión.

Por la tarde fuimos a Llançà con la idea de encontrar un súper donde comprar comida para el fin de semana. Encontramos un Spar a la entrada del pueblo bastante grande y justo al lado estaba la oficina de información turística por lo que entramos a ver qué rutas tenían por la zona. La chica que nos atendió era muy simpática y entusiasta y en un plis no explicó las diversas rutas a realizar y que otros puntos de interés podíamos visitar. Salimos de allí tan entusiasmados que casi nos ponemos hacer una ruta en ese mismo momento 😛 Se agradece el cambio ya que nuestra experiencia con las oficinas de información no es muy buena, siempre nos encontramos con personas poco predispuestas teniéndoles que sacar la información que les solicitas con sacacorchos.

Siguiendo el consejo de la chica nos acercamos hasta unas calas que hay entre Llançà y Colera, en la zona de Cap Ras. Era un poco tarde pero teníamos “mono” de playa así que fuimos. Aparcamos el coche en un pequeño descampado a pie de carretera y bajamos caminando hasta ellas. Escogimos una de las más apartadas, pequeñita y con apenas gente, probablemente por la hora. El agua estaba fresquita y muy transparente y se veían montones de pececitos, ya se había ido el sol cuando volvimos al camping, nos duchamos y cenamos.

El sábado por la mañana, después de desayunar, decidimos empezar una de las rutas más largas de la zona, para ello nos acercamos hasta Llançà y dejamos el coche en el parking del súper, al lado de la oficina de información puesto que el GR que queríamos seguir pasaba por allí y era un sitio ideal, eso si, sin sombras, para dejar el coche.

Empezamos siguiendo las marcas del GR-11 en dirección al Coll del Perer. Rápidamente dejamos atrás las calles asfaltadas para internarnos en un sendero pedregoso que iba ganando altura con velocidad. Cuarenta minutos después llegamos al Coll desde allí era posible tomar diversos itinerarios nosotros nos decidimos por la bifurcación que nos llevaría hasta el Monasterio de Sant Pere de Rodes veinte minutos más tarde.

Como comentario añadir que el inicio del desvío hacia el monasterio era una subida bastante pronunciada que continuaba en llano unos metros para volver a subir, esta vez suavemente, hasta Sant Pere de Rodes.

Construido en la falda de la montaña de Verdera por debajo de las ruinas del castillo de Sant Salvador de Verdera que le había dado protección, tiene unas vistas excepcionales de la bahía de Llansá y del Port de la Selva, al norte del Cabo de Creus.

Desde el monasterio salían varios caminos que nos llevaban de vuelta a Llançà, podíamos elegir entre regresar pasando por el Port de la Selva o por la Vall de Santa Creu nosotros elegimos este último tomando un corriol de fuerte pendiente hasta llegar al pueblo de la Vall de Santa Creu. Una vez allí seguimos dirección al Port de la Vall para enlazar con el Camí de Ronda que transcurre entre Port de la Selva y Llançà.

Este trozo, está muy bien acondicionado, las vistas que se tienen de las calas son espectaculares y de haber llegado un poco antes probablemente nos hubiéramos bañado. Tras caminar durante noventa minutos más llegamos de nuevo al punto de salida y de ahí al camping, un baño en la piscina y a comer.



Mapa de la Zona y Track

Gráfica de la Subida


Guarda entrada en PDF

7 comments to Llançà-Sant Pere de Rodes-Port de la Selva-Llançà

  1. JOSE ANTONIO dice:

    Que calas más guapas, dan ganas de perderse unos días por ahí.
    Muy buena la descripción del camping, nosotros estas vacaciones hemos visto de todo tipo,…
    Un abrazo.

  2. antonio dice:

    Pues debisteis sudar de lo lindo pues con los repechos que hay y con apenas sombra seguro que las gotas de sudor fueron vuestras compañeras inseparables.Solo de ver las fotos ya empiezo a sudar jajaja..

    Las vistas desde las ruinas del castillo son impresionantes pero hay que tener mucho cuidado si nos acompañan niños por el gran precipicio que hay.

    Saludos afectuosos!

  3. xenaia dice:

    Jose Antonio, las calas valen la pena así que si puedes, escápate 🙂

    Antonio, uff ni te cuento lo que sudamos pero aun así valió la pena 🙂

  4. SARITA dice:

    Hola Xenaia!!

    Me has traído muy buenos recuerdos con esta actividad, nosotros estuvimos viviendo en Llancà durante un año por temas laborales, muy cerquita de la oficina de información que comentas… el sendero hacia el Coll del Perer me lo conozco casi de memoria… 🙂

    Las vistas del Mediterráneo y del Canigó a última hora de la tarde desde las modestas cumbres que rodean a Llançà son inolvidables…

    Un abrazo.

  5. xenaia dice:

    Hola Sara, cuanto tiempo… Llançà es un pueblecito precioso para vivir y veranear, espero que también disfrutaras de sus calas!
    Un besazo!

  6. Mi querida amiga hola, tu blog es una delicia para los sentidos. Un abrazo. Travelling

  7. xenaia dice:

    Gracias Phivos, me alegro de que pienses así 🙂
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *