Cabrilenca 2011 Camines o Corres?

Después de varias semanas de “duro” entrenamiento por los caminos cercanos a Montornés, decidimos poner a prueba nuestra forma física con una exigente caminada popular, la Cabrilenca en su 6ª edición.

El pronóstico meteorológico no era nada favorable, lluvias y bajadas de temperaturas a lo largo de todo el día, así que nos metimos los chubasqueros en la mochila y partimos bien temprano hacia Cabrils.

La organización recomendaba estar en el punto de inicio a las 7:00 para tener tiempo de finalizar la inscripción y entregar los dorsales ya que la salida estaba programada para las 7:30. Tuvimos la grata sorpresa de encontrarnos que, antes de salir, la organización ofrecía coca y caldo para todo aquel que quisiera. El caldo no lo probamos pero la coca si y estaba buenísima!! así que, mientras esperábamos que llegaran Jordi y Montse disfrutamos de nuestro segundo desayuno, ya que el primero lo hicimos en casa.

Como en la mayoría, sino todas, de caminadas populares había 2 posibles rutas a elegir, una corta de 10km de longitud y otra más larga de 20km. Nosotros nos decantamos por la larga, que no se diga que no somos valientes!! 😀

De un tirón subimos hasta el Coll de Porc. Una hora de subida que acabó con todas las reservas del primer desayuno y parte del segundo :/ Los músculos de las piernas gritaban enfurecidos ante semejante esfuerzo y los días de entreno previos a la caminada quedaron relegados en el olvido…

El recorrido transcurría por la Serralada Litoral cercana a Cabrils y, en su mayor parte, eran senderos que pasaban por en medio del bosque. A lo largo de toda la ruta, tuvimos que subir y bajar por pendientes bastante pronunciadas e incluso, en una de ellas, habían atado una cuerda para ayudarnos a descender.

En total había 2 avituallamientos, kms. 7 y 13 de la ruta, en los que ofrecían trozos de naranja, plátano y agua. Para nuestro gusto faltó algo con chocolate y tal vez un vaso de zumo (o la coca que se ofrecía al principio!!) pero bueno, llevábamos nuestras provisiones de galletas el Príncipe, que nunca faltan en la mochila y dimos buena cuenta de ellas cuando nos faltaron las fuerzas.

Hacia el final de la ruta (km. 16) subimos al Castell de Burriac, una última subida (o eso pensábamos nosotros) para acabar de destrozar las piernas 😛 (si es que quedaba alguna parte de ellas que no lo estuviera ya :P). El esfuerzo valió la pena ya que las vistas de todo el Maresme que se aprecian desde allí son impresionantes. Al final la previsión del tiempo no se cumplió y disfrutamos de un día bastante soleado y con buenas temperaturas 🙂

El descenso del castillo hasta el pueblo fue el trozo de recorrido que menos nos gustó, ya que el sendero de bajada era bastante inclinado, como también lo era la última (esta vez sí) cuesta, y se tenía que ir con mucho cuidado de no resbalar.

Al llegar a la meta nos obsequiaron con un magnífico bocadillo de butifarra con pan y tomate, una lata de refresco y una camiseta conmemorativa. Teníamos tanta hambre que la butifarra, que estaba riquísima!! nos supo a poco 😛

En general la ruta nos encantó, estaba muy bien señalizada y el recorrido elegido fue de lo más acertado. Nuestras más sinceras felicitaciones a la organización por el esfuerzo realizado y esperamos ilusionados la Cabrilenca del año que viene!!



Mapa de la Zona y Track

Gráfica de la Subida