Pou de Glaç y Poblat de les Maleses

Acompañados por Jordi y Montse, esta mañana hemos hecho un recorrido histórico por la Serralada de Marina. La ruta es prácticamente igual a la entrada anterior “Serralada de Marina y Litoral” por lo que algunos trozos serán idénticos.

Iniciamos la ruta desde la calle Girona de Martorelles donde dejamos el coche. Bajamos, paralelos al Torrent de Can Sunyer. La idea es llegar a la carretera de la Conreria, la B-500, por lo que giramos por la primera calle que podemos a la izquierda, cruzamos la Avinguda de Can Ribalta y al llegar a la carretera giramos a la izquierda y caminamos unos 10 minutos, dejamos el Ayuntamiento de Sant Fost a la izquierda y nos mantenemos en la acera derecha hasta que encontremos una entrada particular asfaltada, muchos árboles y, paralela a la carretera, una valla de madera. Al finalizar el tramo de valla nos desviamos a la derecha por una calle asfaltada que desciende. Tras las primeras casas aparecen unos campos cultivados a la izquierda y un cañizal a la derecha. Continuamos recto y unos metros después distinguimos un indicador en el lado izquierdo que señala el Celler de Can Torrents. Proseguimos recto por la carretera y, aproximadamente 10 minutos más tarde llegamos a un cruce, nos desviamos a la derecha y llegamos al cementerio de Sant Fost.

Pasamos de largo. La pista comienza su descenso y, esta vez en vez de girar a la izquierda a la altura de la central eléctrica, continuamos hasta llegar a la carretera de la Roca, la BV-5001, la cruzamos y tomamos la calle del desguace, seguimos hasta que no podamos continuar y entonces bajamos a la pista que recorre en paralelo el río, para ello giramos a la derecha y avanzamos un poco, en seguida encontraremos un paso fácil para descender.

Este trozo no nos gustó mucho ya que parecía que se utilizaba de vertedero, una verdadera pena 🙁 pero no queríamos caminar por la carretera ya que no tiene arcén. Después de caminar unos 10 minutos y haber pasado un desvío a mano izquierda vimos un pequeño corriol, apenas dibujado en el lateral de la cuneta, por el que podíamos subir hasta la carretera. De nuevo arriba, esperamos a que pasaran un pelotón de ciclistas y rápidamente, ya que los coches circulan muy rápido, cruzamos hasta el otro lado donde está la entrada de la cantera y a la derecha sale el camino de Can Donadeu, cerrado al paso con una valla y su correspondiente cadena. Lo seguimos durante unos 10 minutos hasta que vimos, en el lado derecho del mismo una construcción, con un agujero en su base y una gran enredadera descolgándose sobre ella, el Pou de Glaç.

Un poco de historia:

“El Pou de Glaç de Sant Fost de Campsentelles es uno de los más grandes del Vallés, con una cúpula de unos 40 metros de perímetro y una profundidad aproximada de 15 metros.

Fue edificado por orden de los monjes de Montalegre entre los siglos XVI-XVII y en él predomina la piedra y el ladrillo como elementos constructivos.

La cúpula está sostenida por ocho arcos radiales de ladrillo. Para acceder hay que entrar por la torre que tiene adosada al lado. Esta se utilizaba para sacar el hielo al exterior por medio de cinco puertas que se comunicaban en el interior y se iban utilizando según subía o bajaba el nivel del hielo”.

La producción de hielo:

Los trabajos en los neveros comenzaban en primavera, tras las últimas nevadas. Cortaban la nieve con palas y la llevaban a los pozos de nieve, donde la prensaban para convertirla en hielo. Al pisar la nieve, se compactaba con una doble finalidad: disminuir el volumen ocupado y conservar más tiempo en forma de hielo. Después se cubría con tierra, hojas, paja o ramas formando capas de un espesor homogéneo.

Ya en el verano, se cortaban bloques de hielo que eran transportados a lomos de caballos o burros durante la noche, para evitar que se derritiera, hasta los puertos y núcleos urbanos más cercanos, donde eran comercializados. La dureza del trabajo debía ser impresionante. Los glaciares (trabajadores de la nieve) no disponían de abrigos y calzado moderno y trabajaban en condiciones de frío intenso acumulando la nieve en los pozos.

En la parte de arriba del turó encontramos tres construcciones más, las piscinas, las paredes de las cuales se elevan sobre el suelo. Se hacían así porque el agua quedaba por encima del pozo, y a la hora de llenar las otras dos piscinas, el agua caía por su propio peso en la amplia piscina y así no se necesitaba trasladar el agua con cubos sino que se abría el grifo y se iba llenando. La piscina más grande hacía de embalse, donde se recogía el agua de la lluvia y también de una mina que pasa por debajo.

Continuamos ascendiendo en dirección al Turó del Pou de Glaç y la Pedrera Can Donadeu, pasamos por unos viñedos y tomamos un sendero a la derecha que nos llevaría hasta la misma pedrera desde donde se aprecia toda la explotación minera.

Tomamos la pista de la izquierda hasta que podemos girar de nuevo a la izquierda en dirección al Turó de Donadéu. Desde aquí y hasta llegar al “Poblat Ibèric de les Maleses” el sendero está muy abandonado, con maleza que va invadiéndolo cada vez más de manera que, si el ayuntamiento no pone remedio, no tardará mucho en perderse por completo.

Desde el último giro en la pedrera hasta aquí transcurrieron aproximadamente 45 minutos en una ascensión constante, a ratos moderada.

Un poco de historia:

“El poblado, situado sobre el Turó de les Maleses, sirve de límite municipal entre los términos de Montcada i Reixac i Sant Fost de Campsentelles”. Se encuentra en un punto estratégico y se cree que, por la gran cantidad de ánforas de transporte marítimo, era el punto de enlace y de comercio entre los barcos que llegaban a la costa y los pueblos del Vallès.

Por los restos de una cerámica típica de esta época se calcula que data del siglo IV aC. Se cree que el poblado fue abandonado ya que apenas se han localizado piezas o materiales, ni siquiera en casa del herrero y si los hubieran atacado no hubieran huido con todas las pertenencias. El poblado sufrió un incendio, lo que provoca dos hipótesis: o bien se incendió y lo abandonaron o se fueron y lo quemaron al hacerlo.”

Salimos del poblado por el extremo opuesto y tomamos la pista. A partir de aquí se continua igual que en la entrada anterior por lo que copio y pego:

Seguimos hacia la “Coscollada de l’Amigó” punto de parada de ciclistas y senderistas y donde se encuentra la torre de vigilancia forestal. Según la viquipèdia es el turó más alto de Badalona y está en el límite entre Sant Fost y Badalona. Desde ahí seguimos hasta el “Coll de la Jeia d’en Pujol” donde aprovechamos para descansar un poco, admirar las vistas y comernos un bocadillo.

Cuando llegamos al “Coll de Fra Rafel” seguimos las señales que nos llevaban hacia la Conreria, pasando por el “Turó de Fra Rafel” y desde ahí, y siguiendo un camino muy bien indicado, alcanzamos la carretera de la Conreria la cual cruzamos a la altura de la Fundació Pere Tarrés para continuar hacia la Casa de Colonias Po-Canyadó.

Continuamos por el Camí Antic de Martorelles (indicador a mano derecha) que coincide durante un tramo con el GR-92. Poco después, observamos a lo lejos, la torre de vigilancia del “Turó d’en Galzeran”, nuestro siguiente objetivo. Siguiendo el GR vamos a parar a los pies de la misma y a esa altura lo abandonamos para tomar un sendero a mano izquierda que sube en zig-zag a través de unos viñedos y que va a parar directamente al “Turó del Galzeran”. Llegados a este punto empieza el descenso!

Esta es la zona por la que siempre nos movemos así que las opciones para llegar a la Font de la Mercé (que es la próxima parada) son múltiples. En esta ocasión decidimos ir por el margen derecho (según se baja), pasando por la “Font de Can Gurri”, a través de un sendero por en medio del bosque que siempre es un paseo muy agradable.

Justo antes de llegar a la Font de la Mercé torcimos a mano izquierda y continuamos durante unos 5 minutos el camino ascendente que lleva hasta Castellruf pero lo abandonamos rápidamente para internarnos por una senda descendente, a través del bosque, que corría en paralelo a la casa de colonias “Can Girona” (a nuestra derecha) y que terminaba en “Can Bernardes” situada en Santa Maria de Martorelles. Este tramo de la ruta nos gustó especialmente ya que transcurre todo el rato entre árboles.

Una vez llegamos al pueblo, pasamos por delante del cementerio y el Ceip Les Mimoses, cruzamos la carretera y, pasada la misma, giramos a la derecha, pasamos el polideportivo y tomamos un camino que nos lleva por campos de cultivo siguiendo el Torrent de la Font de Baix, la Font de Can Roda y el Torrent de Can Sunyer dónde habíamos dejado el coche.




Mapa de la Zona y Track

Gráfica de la Subida

6 comments to Pou de Glaç y Poblat de les Maleses

  1. Joan dice:

    “Desde aquí y hasta llegar al “Poblat Ibèric de les Maleses” el sendero está muy abandonado, con maleza que va invadiéndolo cada vez más”.
    Com vols que no hi hagi maleza si vas a les Maleses.
    Perdó per l’acudit barat.
    Molt interessant, me la guardo pel pou i el poblat.
    Ens veiem

  2. xenaia dice:

    Ostres Joan, tens raó! No hi havia pensat!! 😀
    No triguis gaire o vina amb el matxet 😛
    Petons

  3. El tejón dice:

    Me ha parecido interesantisima toda la entrada, sobre todo lo bien que explicas el trabajo que suponía para aquella gente conservar la nieve para convertirla en hielo.
    Saludos.

  4. xenaia dice:

    Tejón, a mi también me pareció muy interesante, más si piensas en lo fácil que es ir ahora a la nevera y coger unos cubitos.
    Saludos

  5. Abilio dice:

    Hola Xenaia, la primera parte de la ruta me parecía extraña por el paisaje al que yo no estoy acostumbrado, pero el pozo del helado es una prueba de como se las ingeniaban y muy bien para conservar las nieves durante largo tiempo.
    No se si se puede subir a la torre de vigilancia pero desde ahí tiene que haber unas vistas estupendas.

    Besos

  6. xenaia dice:

    Hola Abilio, el trozo del inicio no nos gusta demasiado pero es inevitable caminar por el pueblo si queremos hacer ese recorrido :/ Que nosotros sepamos no se puede subir a la torre de vigilancia, de hecho, ahora que no hay nadie todavia, está cerrado el acceso pero coincido contigo en que las vistas deben ser maravillosas!!

    Un besazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *