Cienfuegos y El Nicho

Cienfuegos, también conocida como la Perla del Sur, es el segundo puerto más importante de Cuba. Su bahía es una de las más bonitas junto con la de La Habana y su centro histórico fue declarado, en el 2005, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La casa de José y Ángela era bastante céntrica y nos la alquilaban entera, al mismo precio que si fuera sólo la habitación: 20 CUC/noche. Ellos vivían muy cerca y no hacían ni desayunos ni cenas pero la casa tenía una cocina equipada donde podíamos cocinar. Nos hicieron sentirnos muy cómodos desde el primer momento ya que son personas muy abiertas y cariñosas, de palabra fácil y muy espontáneas.

Enseguida dejamos las cosas y salimos a recorrer Cienfuegos. En frente del parque José Martí vimos una oficina de turismo y preguntamos. La chica que nos atendió nos explicó un montón de cosas y salimos de allí con la sensación de que ya conocíamos un poco más la ciudad. Así, con nuestros mapas y folletos en mano fuimos visitando Cienfuegos.

El Parque de José Martí es uno de los más grandes símbolos de cultura e identidad de Cienfuegos. De visita obligada, en él podemos encontrar algunas de estas construcciones:

La Glorieta, donde, con un poco de suerte se puede ver tocando a la banda municipal (no fue nuestro caso :P)

Glorieta en el Parque José Martí, Cienfuegos

El Palacio del Gobierno, actual Ayuntamiento, que fueron escenarios del histórico levantamiento armado popular del Cinco de Septiembre de 1957 contra el dictador Fulgencio Batista.

Palacio de Gobierno, Cienfuegos

Colegio San Lorenzo, Cienfuegos

El Palacio de Ferrer o Casa de la Cultura, construido entre 1917 y 1918 por el comerciante y hacendado catalán José Ferrer Sirés, según proyecto del arquitecto Pablo Donato Carbonell.

Casa de la Cultura Benjamín Duarte, Cienfuegos

El Arco de Triunfo levantado de forma voluntaria por los obreros de la ciudad en poco más de 20 días con el propósito de honrar a los miles de cubanos que cayeron en los campos redentores por la libertad de la Patria. Según los historiadores, en la ceremonia de entonces se izaron tres banderas: la cubana, en sustitución de la norteamericana; la enseña de Cienfuegos y la de los obreros, roja con tres ochos para representar la aspiración de ochos horas de trabajo, descanso y acercamiento a la cultura.

Arco del Triunfo, Cienfuegos

El Teatro Tomás Terry.

Teatro Tomás Terry, Cienfuegos

Estuvimos callejeando mucho rato, sus calles, agradables y tranquilas, te invitaban a pasear y disfrutar del entorno. Desde el Ps. del Prado entramos en el Bulevar, una calle llena de tiendas de todo tipo: supermercados, bares, librerías, cafeterías, bancos… fue la primera ciudad donde vimos tanto comercio junto!.

Tomando el Paseo del Prado hacia abajo llegamos al Malecón, también conocido como Malecón de Punta Gorda, un sitio privilegiado donde observar a los pescadores, los barcos o a la gente que pasea por allí, tanto cubanos como extranjeros. También se pueden ver a ambos lados del mismo, lujosas residencias y hoteles así como clubs deportivos, es muy distinto al de La Habana.

Palacio del Valle, Cienfuegos

Llegamos al final del Malecón justo a tiempo para fotografiar la puesta sol, un espectáculo que nos maravilla siempre, no importa el lugar y esta vez no fue la excepción. Como ya se hacía de noche y aún quedaba un buen trozo de vuelta cogimos un bici-taxi que en un plis nos acercó hasta casa.

Puesta de Sol en el Malecón, Cienfuegos

Ya por la noche, salimos a cenar al Restaurante el Tranvía que nos recomendó José y que incluso fue tan amable de acompañarnos el mismo para que no nos perdiéramos!! Y es que en todo momento, fueron súper atentos con nosotros!

Decorado como si de un tranvía se tratase evoca la época, a principios del siglo XX, cuando el tranvía circulaba por Cienfuegos. Los camareros se desviven por atenderte, un poco demasiado para nuestro gusto, y la comida, así como la presentación, merecen un sobresaliente. También había música en vivo, un grupo joven con mucho ritmo y un repertorio extenso y variado. Un poco caro sí que es, al menos si lo comparamos con la realidad cubana pero si no te importa pagar ese precio quedarás muy satisfecho.

Sabor Cubano en Rte. El Tranvía, Cienfuegos

A la mañana siguiente, después de desayunar fuimos al Nicho. Salimos de Cienfuegos en dirección al aeropuerto y después nos dirigimos hacia la población de Cumanayagua. Una vez la dejamos atrás recorrimos unos 5 km. y giramos a la derecha donde una señal indicaba Parque Natural El Nicho. La carretera estaba en buen estado, se notaba que la habían arreglado y el paisaje a través de los bosques de palmeras, todo verde, bajo un cielo azul era espectacular. La entrada costaba 5 CUC por persona.

Cascada en El Nicho, Cienfuegos

Cascadas con pozas en las que te podías bañar, paisajes de una indescriptible belleza y una paz tan solo rota por el sonido de los pájaros… aquello era idílico!! claro, que también ayudaba que apenas había gente por allí 😛

Cascada en El Nicho, Cienfuegos

Cascada en El Nicho, Cienfuegos

Después de dar una vuelta por todo el parque no pudimos evitar bañarnos en una de las pozas, la de los enamorados. El agua estaba fresquita (unos 17 o 18º) pero apetecible, al menos lo era para nosotros, ya que los cubanos la encontraban helada!! algo normal si tenemos en cuenta de que para ellos era invierno.

Ya de vuelta para casa pasamos por el súper para comprar zumos, galletas y agua, nos duchamos y salimos a cenar. Esta vez probamos otro restaurante, La Verja, pero no nos gustó nada, los camareros muy lentos en atendernos y en servir y la comida no era ninguna maravilla, también tenía música en vivo que no estaba mal.

Conocimos a las hijas de José y Angela, unas adolescentes preciosas que causarán estragos en el corazón de muchos chicos. Nos cautivó su espontaneidad, simpatía y lo absolutamente felices que se veían. Les regalé una bolsa llena de ropa, en buen estado pero que ya no utilizaba y que había llevado precisamente con ese fin. Se pusieron tan y tan contentas con ese insignificante regalo que llegaron incluso a emocionarme!!

Al día siguiente partíamos para Bahía Cochinos y la Habana, ya vereis que aguas más transparentes y que colorido!!

Por si alguien está interesado en ir a casa de José y Ángela estos son sus datos:

Casa de Hospedaje José Manuel Quintana
Avenida 52 #4304 entre 43 y 45
Cienfuegos, Cuba
Desde el extranjero: +53 43 513115
Desde la Habana: 0 43 513115
Desde otras ciudades de Cuba: 01 43 513115

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *