Sant Pau Segúries – Sitjar – Coll Barcadura – Serra Malforat

Salimos desde la iglesia de Sant Pau Vell en Sant Pau de Segúries a unos 5kms del Camping Vall de Camprodon donde estábamos alojados. Bordeamos el Camping Els Roures para tomar el GR-1 y, poco antes de llegar a la casa rural El Mariner, vimos los indicadores que nos señalaban el camino. Nos desviamos a la izquierda dejando atrás la carretera y unos metros después abandonamos también el GR-1.

Subimos hacia el Pla d’en Puig por una pista de tierra en bastante buen estado. El camino se bifurcaba, tomamos el que seguía por el lado derecho y continuamos en dirección hacia Sant Bartomeu del Sitjar. Aproximadamente 35 minutos después desde que empezamos la ruta, llegamos a la Font dels Abeuradors con un gran abrevadero para el ganado.

Enseguida, la pista se convirtió en camino y, siguiendo las marcas blancas y amarillas, llegamos a la Font Fresca del Sitjar.

En menos de 5 minutos llegamos al cruce de caminos. Continuamos por el de la izquierda que, unos metros después, se bifurcaba llevándonos a la masía el Sitjar (izq.) y hasta la ermita de Sant Bartolomeu del Sitjar (dcha.). Tomamos este último y nos acercamos a verla ya que la otra vez no nos paramos.

El Sitjar
Sant Bartomeu del Sitjar

Tras tomar unas fotografías volvimos sobre nuestros pasos y, de nuevo en el cruce, tomamos el camino de la izquierda en dirección al Torrent del Sitjar, lo cruzamos y pasamos la valla de madera para descender por el sendero que llevaba a las ruinas de la casa de l’Apallador y de ahí hasta la puerta de hierro que daba a la carretera entre la Badosa de Baix y el Clot de la Dona Morta.

Una vez en la carretera giramos a la derecha y ascendimos un tramo por ella (10min. +/-) hasta que llegamos a la altura de la masía la Badosa de Baix donde se apreciaba un corriol a mano izquierda que llevaba hasta una torre de electricidad.

Sendero

A la izquierda de la misma, descendía un sendero, lo tomamos y después de 5 min. aprox. llegamos a una pequeña explanada en la que las zarzas habían invadido lo que quedaba de camino 🙁 , pero desde allí salía un paso que bajaba hasta el río y que enlazaba con el GR-1, lo cogimos, llegamos a la riera de la Vall de Bac, la cruzamos pasando sobre unas piedras y proseguimos por el GR ascendiendo suavemente hasta llegar a un gran prado donde, en su parte izquierda, se encontraban varias colmenas de abejas. La senda continuaba por el lado derecho y entre esta y las colmenas había mucho espacio por lo que en ningún momento pasabas cerca de ellas.

Ratpenats

Al llegar a la altura de la iglesia de Sant Feliu del Bac nos desvíamos para verla. Aunque se menciona en un documento del año 946, fue en enero de 996 cuando se consagró. El edificio actual responde a las características arquitectónicas del siglo XII y fue construido, por tanto, sobre la obra primitiva. Es de una sola nave rectangular, con bóveda apuntada y reforzada por un arco toral. Tiene la cabecera a levante, añadida a la que está la sacristía. La puerta de entrada, sencilla y con un arco de medio punto, está al lado de mediodía, donde también se encuentra una ventana abocinada, con arco de medio punto. En la pared de poniente hay una ventana, estrecha y larga, y el campanario de espadaña, de dos ojos, detrás de la cual se pueden ver los restos de la construcción que la había convertido en una torre. Se sube por una escalera de piedra, adosada al muro del norte. En el año 2012 se terminó la primera fase de las obras de restauración.

Església de Sant Feliu del Bac

Dejamos atrás Sant Feliu del Bac y, siguiendo siempre el GR (marcas rojas y blancas) llegamos (+1h) a la iglesia de la Mare de Déu dels Àngels de Llongarriu, también conocida como Santa Maria de Sacot o Santa Maria de Llongarriu, pasando en nuestro camino por el Collet dels Cortalets, Clot de l’Home, el Gra de Fajol y les Vinyasses.

Santa María de Sacot

Retrocedimos por donde habíamos venido hasta la masía Llongarriu. Al lado de la caseta de madera, por donde correteaban las gallinas, pasaba el camino. Estaba cercado con esas cintas electrificadas para que no se escape el ganado pero se podía pasar. Caminamos un poco y nos dirigimos hacia un gran pino que había en la parte derecha siempre con cuidado de no pisar por la parte cultivada. Una vez allí nos desviamos un poco hacia la izquierda y avanzamos diagonalmente hacia el bosque que se veía a lo lejos.

Masía Llongarriu

El corriol que ascendía hacia el Collet d’Erola era fácil de seguir aunque no vimos ninguna marca ni hito que lo señalara. En unos 20 min. llegamos a un pequeño claro y continuamos recto hasta llegar a la pista. Este último tramo si que estaba señalizado con marcas amarillas y blancas. Giramos hacia la derecha y después a la izquierda y llegamos al Coll de la Barcadura, fácilmente reconocible por dos grandes pedrotes en su parte izquierda.

Cresteando la Serra de Malforat

Después de un breve descanso, descartamos las pistas que salían a izquierda y derecha y tomamos una senda ascendente que formaba una “V” con la pista y cresteaba la Serra de Malforat. En este tramo no hay señales ni tan siquiera marcas en los árboles o hitos que se puedan seguir pero el camino está limpio de maleza, aunque con bastantes árboles caídos que, no obstante, no dificultan el paso, y se distingue con facilidad. De vez en cuando nos encontrábamos unos números en los árboles o algunos puntos rojos pero bastante distanciados unos de otros.

Vistas antes de la Portella del Coll

Poco después de pasar la Portella del Coll (unos 90min. desde que iniciamos el ascenso por la cresta) llegamos a un cruce. A mano izquierda continuaba el sendero pero nosotros proseguimos por el lado derecho, siguiendo la pista hasta llegar a la carretera 1 hora más tarde (aprox.) En 10 minutos llegábamos al coche y volvíamos al camping.

Quizás te pueda interesar leer: Vía Romana del Capsacosta y Serra de Malforat o Explorant els Voltants de Sant Pau de Segúries



Datos Técnicos

Mapa de la Ruta

Mapa del Recorrido y Track
Gráfica de la Subida

Gráfica de la Subida