Ruta Garganta de los Infiernos, Valle del Jerte

El jueves nos acercamos hasta el Valle del Jerte para realizar la ruta de la Garganta de los Infiernos. Aparcamos el coche en una de las calles del pueblo y nos dirigimos hacia el Puente Largo que, tras cruzarlo, dio inicio a nuestro recorrido. Las marcas que seguíamos eran las azules y blancas. Encontramos mucha gente que hacía el trayecto en sentido inverso, saliendo desde el Centro de Interpretación de la Reserva Natural, pero nosotros preferimos hacer la subida “del tirón” para luego descender cómodamente el resto del camino 🙂


Empezamos a ascender por una pista de tierra entre campos de cerezos. Todavía no había muchos florecidos pero si los suficientes para darnos una idea del gran atractivo que tiene el Valle del Jerte en su época de floración. Este año está previsto que los árboles estén al 100% entre el 12 y el 25 de abril siempre que el tiempo lo permita, claro está 🙂


Faltaba poco para llegar al Collado de las Losas cuando encontramos la Fuente de Jarandilla. El agua estaba fresquita y aprovechamos para refrescarnos un poco. Atravesamos un bosque caminando, sin apenas ruido, por encima de su manto de hojas. Llevábamos 1h20’caminando cuando por fin llegamos a la cima del collado. A partir de ahí el bosque se abría y el sendero iniciaba un suave descenso.


Llegamos al Puente Nuevo, también llamado de Carlos V, unos 20 minutos después y descendimos hasta el río para disfrutar de sus aguas y tomar algunas fotos. Unas rocas más arriba, un grupo de chavales daban buena cuenta de sus bocatas.


Una vez pasado el puente y siempre siguiendo las marcas azules y blancas, llegamos hasta un indicador (5′) donde nos despistamos un pelín y comenzamos a ascender hasta que nos dimos cuenta que el sendero que nosotros seguíamos estaba más abajo por lo que retrocedimos y proseguimos por esa senda 30′ más. Llegamos al Vado de Cantares por donde bajaba el agua de la Garganta del Collado de las Yeguas. El caudal, bastante abundante, retenía un grupo de gente en ambas orillas. Cada uno pasó como buenamente pudo, algunos lo cruzaron descalzos, otros se volvieron por donde habían venido y otros saltando por encima de las piedras. Nosotros después de intentarlo por varios sitios, resbalarnos un par de veces y mojarnos las botas, conseguimos cruzarlo de esta última forma, en un punto situado algo más arriba, donde la garganta era algo más estrecha.


Superado el vado (nos llevó 30′) continuamos en dirección a Los Pilones situados en un tramo de la Garganta de los Infiernos, donde las aguas discurren sobre un gran bloque de granito que ha sido esculpido por la erosión del fuerte caudal, dando lugar a un singular paisaje constituido por una sucesión de pozas excavadas en las rocas que son las Marmitas de Gigante. Dichas marmitas se forman por la acción erosiva de la corriente del río junto con los pequeños fragmentos de piedras que arrastra. Estos fragmentos quedan atrapados en concavidades del fondo y gracias a los remolinos, que favorecen el movimiento circular, poco a poco van actuando agrandando las formas circulares que darán lugar a los distintos estadios de estas singulares formaciones (información extraída de un cartel informativo en la zona)

A medida que nos acercábamos a Los Pilones, el número de personas que habían salido a disfrutar de este magnífico día, aumentaba considerablemente y pudimos ver, sentados en las grandes rocas a grandes y peques descansando bajo el sol. Una vez pasado el puente continuamos nuestro trayecto hasta el Centro de Interpretación a más o menos 1 hora y desde allí hasta Jerte, donde teníamos aparcado el coche, 30′ más.



Mapa de la Zona y Track
Si quieres descargar el Track y los WP’s pulsa AQUÍ

Gráfica de la Subida